Un recuerdo de actualidad

Durante los “tranquilos días” de la Unidad Popular, en que como suele decirse hoy “los derechos de todos eran respetados por el gobernante hasta la esencia misma de la letra y del espíritu de las leyes que regían nuestra convivencia”, el periodista Luis Múñoz Ahumada de Radio Agricultura quiso dejar para la posteridad su comentario disidente sobre la realidad cotidiana de aquel supuesto tiempo edénico dedicando a los unipopulares el tango “Cambalache”, con la sana intención que lo adoptaran como himno oficial de su gestión gubernativa.

luismunozaEl intendente de la época carente de sentido de la vergüenza, -en lo que podría calificarse ahora de ex abrupto desconocido por sus superiores, cual se dice cada día con demasiada frecuencia- decidió imputarlo por atentar contra un oscuro artículo de la Ley de Seguridad del Estado. El término anticipado del régimen unipopular evitó que el Sr. Múñoz Ahumada se dedicara a compartir su afición tanguera tras las rejas.

Que a la autoridad no le viniese en gracia la dedicatoria nos recuerda que Enrique Santos Discépolo, argentino, peronista, compuso el varias veces censurado “Cambalache” en 1934 para graficar el estado de situación de la sociedad argentina de aquel entonces, lo que no obsta para extrapolar su letra a todo el orbe en aquel siglo XX carente de grandeza humana. La lectura de su letra ahorra muchos comentarios, por lo cual se incluye para profunda meditación sobre nuestro presente.

"Cambalache"
(Letra y Música: Enrique Santos Discépolo).

Que el mundo fue y será una porquería,
ya lo sé;
en el quinientos seis
y en el dos mil también;
que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublés,
pero que el siglo veinte es un despliegue
de maldá insolente
ya no hay quién lo niegue;
vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro,
generoso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón;
los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón.

Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón;
cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón.
Mezclaos con Stravisky,
van Don Bosco y la Mignon,
don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia contra un calefón.

Siglo veinte, cambalache
problemático y febril;
el que no llora, no mama,
y el que no afana es un gil.
Dale no más, dale que va,
que allá en el horno nos vamo a encontrar.
No pienses más, echate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao.
Que es lo mismo el que labura
noche y día como un buey
que el que vive de los otros,
que el que mata o el que cura
o está fuera de la ley.

 

Discépolo, si viviese en estos tiempos, podría con unas pequeñas modificaciones en la letra, mantener la frescura imperecedera de su visión pesimista de las expectativas humanas y de las relaciones de poder. Y nosotros, como décadas atrás lo hiciera el Sr. Múñoz Ahumada, podemos dedicarle este portento de filosofía cotidiana al régimen, que mantienen la misma avidez unipopular, sólo que ahora aprendieron a decir con simpatía que no saben quién es el culpable de qué, pues a las autoridades nacionales no se les ha informado que sus tareas cotidianas las hacen otros con su ejemplar desconocimiento.

Así, hoy se vive en la impostura de que se gobierna la nación formando comisiones o repartiendo sonrisas y fármacos que nadie solicita; de que se es reserva moral republicana escabullendo la explicación que Chile espera por los ilícitos cometidos o promovidos; de que se es autoridad o licenciado en disciplinas complejas por puro escribirlo en un currículo para formar parte de la cohorte “de los y las mejores” que nos prometieron para este “gobierno de transición”.

Pero no es menos cierto que también se vive en la ambición de adueñarse del sillón presidencial para que la foto merezca un enmarcado lustroso junto con el primer dólar ganado; de la compra-venta de las conciencias para falsear un cierto orden de representación que es una mentira; de que se puede hablar de país desarrollado cuando miles de esclavizados y estresados trabajadores sustentan la cúspide de una pirámide cada día más estrecha. El nacional sindicalismo se ha puesto en la senda de sustituir el orden de impostura y ambición existente por un régimen de participación social plena. Esta es la tarea de esta generación. 

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

El Movimiento Revolucionario Nacionalsindicalista de Chile (MRNS) es la organización política que lucha por la forja de un nuevo Estado y cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la Unión de la Nación con Justicia, con miras a la realización de todos los chilenos.

Enlaces de interés

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) dedicado a nuestra cultura. Abundante material histórico disponible en versiones digitales.

Cinismo Ilustrado - El espíritu de los cínicos. Ilustraciones, diseños, textos y demás materiales del mexicano Eduardo Salles.

Buscador

Haz tu donación

Licencia

licencia

© 2017 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar