¿Terrorismo? No, tontos útiles y "strategia della tensione"

El viernes 04 de enero, cerca del mediodía, un “sobre-bomba” estalló en manos de Rolando Torres y Magaly Valles, tras que el primero quisiera revisar si en el mismo se encontraban documentos que pudieran ser devueltos al que suponían un distraído transeúnte[1]. Cinco personas resultarían heridas y miles más se verían indirectamente afectadas tras el operativo policial que tomaría horas. ¿Los autores?

Menos de una hora después, tanto la policía como autoridades ya difundían a la prensa los supuestos autores: ITS, “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje”, mismo grupo que en enero de 2017 se adjudicó el ataque con un paquete-bomba a Óscar Landerretche, quien fuera presidente del Directorio de CODELCO.[2]

Obviando, a priori, lo llamativo de la denominación y de las ideas expresadas por ITS, lo cierto es que no fueron ellos quienes se adjudicaron el ataque, sino terceros, administradores de la página http://maldicionecoextremista.altervista.org, web que se dedica a la difusión de comunicados, textos, propaganda visual y escritura de distintas organizaciones vinculadas en mayor o menor medida al anarcoprimitivismo, eco-extremismo y otras variaciones similares, entre ellas ITS.

No fue hasta unas 8 ó 9 horas más tarde que el comunicado adjudicándose el ataque fuese difundido y atribuido a la organización. ¿Por qué de la demora? Fue una de las primera preguntas. Luego: ¿Por qué ese objetivo? ¿Por qué en esa ubicación?, ¿por qué esa fecha?, etc.

Sin embargo, un análisis del comunicado arroja puntos bastante llamativos, entre los que destacamos:

  • Incongruencia en el discurso, incoherencia en las propias ideas que se supone defienden. Si eres misántropo y tienes acceso a materiales explosivos, ¿un paradero será tu gran performance?
  • La reivindicación de Kevin Garrido, condenado por la colocación de elementos explosivos en la Escuela de Gendarmería y 12a. Comisaría de San Miguel, asesinado en la cárcel por otro interno.[3] [4]
  • La redacción grandilocuente y desapegada de la realidad concreta. Ninguna mención a aquellas “personas de la tierra” -mapuche, como Catrillanca-, ni la situación medioambiental de la Quinta Región, la represión de las últimas protestas, nada. ¿El odio es hacia todo el género humano? Dale, pero entonces, ¿desde dónde escribes?
  • También la presencia de una docena de errores de redacción (obviando las equis y palabras escritas a la usanza ácrata), que nos hacen presumir que este fue redactado de modo improvisado o a la rápida, comparando con otros cincuenta y tantos comunicados que se difunden de un modo más meditado y sin errores, e incluso liberados momentos antes o después de alguna de sus acciones.
  • La reivindicación de Mark Conditt, quien entre el 2 y el 20 de marzo de 2018 colocó más de cinco explosivos en Austin, Texas (EE.UU.) y que se suicidó al verse acorralado por la policía. Tendría sentido si este fuera parte de la “red internacional de eco-terroristas”, pero ni siquiera. Conditt, de 23 años, se oponía al matrimonio gay, estaba en contra del aborto y a favor de la eliminación de los registros de los sex offenders (o agresores sexuales) [5][6]

¿Es un montaje entonces?

Fácil resultaría afirmarlo con todos los antecedentes que hay sobre la mesa. Sin embargo, la idea no es caer en la conspiranoia, sino que ver, como dice un gran personaje, “el cuadro completo”.

Con el “Caso Bombas” primero y luego la explosión en la Estación de Metro Escuela Militar quedó en evidencia que sí existen grupos que optan por un vía política más violenta, pero también que hay acciones de los organismos policiales y de inteligencia en orden a “aliñarlos”, darles un carácter mucho más grave gravísimo o simplemente, seguirles el juego y cometer más acciones de modo similar pero de mano de funcionarios del Estado.

Generalmente quienes defienden que todas estas acciones son montajes no pueden rebatir la muerte de Mauricio Morales [7], las lesiones que sufrió Luciano Pitronello [8], la detención y condena del propio Joaquín García y Kevin Garrido[9], o la muerte de Sebastián Oversluij, abatido por un guardia de seguridad del Banco Estado [10] ¿Eran agentes del Estado o se encontraban al servicio del mismo? No por cierto.

Sin embargo, si hay antecedentes de intervención policial y de inteligencia en distintos grupos o células anarquistas. Particularmente hábil ha sido la Policía de Investigaciones en unión con la Dirección de Inteligencia de Carabineros de Chile (DIPOLCAR)[11]. Porque, contrario a lo que se piensa o a lo que se difunde: sí se trabaja en inteligencia y las instituciones han estado haciendo bastante bien su trabajo. Esto, desde luego, no es una suerte de reconocimiento ni apología, ni alabanza o elogio a los mismos: simplemente es constatar que estos organismos operan desde hace bastante tiempo en agrupaciones anarquistas. Aparentar ser estúpido e identificar encapuchados porque usan zapatillas, jeans y polerón es fácil y da cierta sobre-seguridad a quienes sí quieren hacer cosas.

Esto debió ser expuesto durante el juicio oral del Caso Bombas, donde se difundieron dos llamativos informes de DIPOLCAR que dan cuenta de un detallado estudio e historia del anarquismo en Chile [12], identificándose tres grandes generaciones: aquellos marxistas reconvertidos al anarquismo o “los viejos”; los “no tan viejos”, que hoy oscilan entre los 25 y 35 años, generalmente profesionales y más intelectuales; y los “nuevos”, sub 25, más “desordenados”, tendientes al caos porque sí y al consumo de drogas. Esta última veta es la principal puerta o vía de entrada a este tipo de organizaciones por parte de la policía.

En consecuencia, estas personas son reales y obran con una narrativa de venganza, caos y destrucción “de la civilización”, PERO sus acciones, no casuales y cuya selección de objetivos más bien responde a un direccionamiento proclive a “no desatar tanto caos”, “ni herir tantas personas”, más que a la realización de los propios ideales que propugnan algunos.

Y todo esto, porque conviene a la narrativa del miedo y el terror, a la amenaza al modo de vida, la paz social y el bienestar de las personas. Porque claro, si el objetivo es un banco,  simplemente quemar la puerta de un edificio gubernamental o enviar un paquete a alguna autoridad, la población se manifiesta ajena a tales hechos.

Pero atacar de modo supuestamente aleatorio contra cualquiera, es muy diferente, y el miedo se difunde de mayor manera. De tal modo, se nos recuerda que necesitamos a la policía, la vigilancia y “la mano dura”. En un momento donde las Fuerzas Armadas y Carabineros se encuentran cuestionados, ¿no resulta propicio recordarnos por qué “les necesitamos”?

Supongamos que es mera casualidad y que simplemente este último ataque coincide con la aprobación del multimillonario presupuesto para rescatar al Transantiago.

Mas, bajo esa premisa, no podemos pasar por alto la pregunta relevante: ¿A QUIEN BENEFICIA ESTO?

A ITS para nada. Desde Memercurio a las diversas redes sociales, abundan la sátira contra el grupo y la premisa [13].

Por el contrario, viene como anillo al dedo a la clase política, especialmente al Gobierno Central.

El primo del Sr. Presidente, quien hace las veces de Ministro del Interior, manifestó “Este tipo de acciones son inaceptables. No solo deben merecer la condena de todos, sino que todos tenemos que unirnos para efecto que podamos tener todos los medios para que la Fiscalía, en este caso el fiscal Raúl Guzmán, junto a las policías, pueda esclarecer y determinar de dónde surgen este tipo de acciones que se cometieron en el día de hoy” [14]

La unidad política necesaria para:

  1. Desechar definitivamente toda posibilidad de acusación constitucional en contra el Sr. Ministro [15]
  2. Pasar por alto la aprobación del proyecto de ley que obliga a los trabajadores independientes a ser afiliados al sistema de AFP [16] y los pésimos resultados de los fondos mas riesgosos desde 2011 [17]
  3. Que la cobertura mediática eclipsara el agravamiento del denominado “Conflicto Mapuche”: desalojos con violencia en la Municipalidad de Collipulli [18], la aplicación de la Ley Antiterrorista, el homicidio del lonko Juan Mendoza [19], el desarrollo de la investigación por el asesinato de Camilo Catrillanca [20], entre otros.
  4. La crisis de Carabineros [21] [22], y de la Agencia Nacional de Inteligencia, cuya dirección a cargo de Luis Masferrer Farías (RN) ha sido incapaz de plantear al Gobierno Central una reestructuración de la misma [23]
  5. Dar urgencia al proyecto que fuese ingresado en noviembre de 2018 que “fortalece y moderniza el sistema de inteligencia del Estado” [24]

¿Sigue siendo coincidencia entonces? Difícil. Ya el propio Landerretche, en su minuto, no le resultaba creíble: “a mí la explicación pública que existe de este comunicado de un grupo eco-terrorista me parece bien difícil de creer. Piénsalo de la siguiente manera: si tú eres una persona ecologista en este país, y extremista en eso, ¿llegas a la conclusión de que el principal enemigo del medio ambiente resulta que soy yo?… Es muy extraño, es una cosa muy difícil de creer” y luego “sí hay muchísimas cosas que hemos estado haciendo en Codelco, para reformar el gobierno corporativo de Codelco y eliminar la influencia de grupos de interés sobre esa corporación. Dicho esto, apuntó en cambio a esos “grupos de interés”: Me consta y sé que (reformas) han molestado a personas que tenían intereses ahí”:

Este tipo de acciones no hacen sino reforzar aún más al Estado y, particularmente, a sus organismos policiales y de inteligencia. Si bien, al menos en redes sociales, se difunde con rapidez la idea de “montaje”, “tongo” burdo o sin sentido político pro-gobierno, el discurso que toma fuerza y sentido es el del miedo, de la existencia de un mal que el Estado no está afrontando, que los organismos de inteligencia son inútiles y/o insuficientes, la necesidad de intervención, “mano dura”, etc. [25]

Tal discurso sólo beneficia a candidatos como Kast, del cual, curiosa y coincidentemente, se difundió “su buen perfilamiento como carta presidencial” según encuesta “Agenda Ciudadana Criteria” de Criteria Research, para diciembre de 2018 [26]

ITS y todo grupo similar, simplemente son serviles del mismo sistema que dicen combatir, y distan bastante de las experiencias autogestionadas de grupos anarquistas que si trabajan territorial y comunitariamente, con quienes, por cierto solidarizamos, dado que encarnan principios comunitarios que se encuentran en la lucha revolucionaria y antisistémica que ejercemos.

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

aspas200x184El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la unidad y justicia; con miras a posibilitar la realización de toda persona, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto revolucionario de nación.

Enlaces de interés

Plebiscito Nacional 2020Sitio web del Servicio Electoral con información relevante respecto al plebiscito del próximo 25 de octubre.

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web dedicado a nuestra cultura con abundante material histórico disponible en versión digital y de libre descarga.

Biblioteca Pública Digital - Miles de textos disponibles, públicamente, para su lectura.

Buscador

Licencia de uso

licencia

© 2020 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar