Las Cámaras Corporativas I

Imprimir

camarasDesde nuestro manifiesto fundamental “La Revolución del Hombre” hemos precisado nuestra decisión de reemplazar el sistema parlamentario basado en el sufragio de masas y partidos políticos, por una representación corporativa -de los cuerpos sociales de la Nación- que se dividirá en una Cámara Social o territorial y una Cámara del Trabajo o Sindical. En este y otros artículos buscamos abordar como funcionaría este esquema en el nivel nacional, esto es, como ocuparán el lugar del actual Parlamento liberal.

Finalidad y funciones de la Institución:

A diferencia del Parlamento liberal, que busca representar una inexistente “voluntad general del pueblo” por medio de la suma de porcentajes de partidos políticos, nuestras Cámaras Corporativas buscan incorporar en un foro común a las comunidades de la nación agrupadas de acuerdo a criterios territoriales y a los diversos sectores profesionales y económicos, para que concilien sus eventuales conflictos, fijen las normas generales de convivencia y coordinen acciones comunes en materias del desarrollo nacional, así como supervisar la gestión del Gobierno.

Como se puede advertir, nuestras Cámaras no pretenden realizar una fantasía ideológica del liberalismo, sino permitir la solución de problemas concretos de la comunidad y que esta misma comunidad, en forma organizada, pueda intervenir, de modo decisivo, en ese proceso.

De esta forma podemos sintetizar diciendo que las Cámaras corporativas tienen por finalidad organizar la representación y participación de la Comunidad Nacional en la gestión estatal, lo que traduce en ejercer una función legislativa, planificadora y fiscalizadora.

 Atribuciones:

¿Y en que se traducen dichas funciones? En un conjunto de atribuciones que conviene detallar y precisar en cuanto nos sea posible, teniendo presente que siempre habrán materias específicas legislación que se nos podrán escapar, que aseguran que el pueblo siempre tendrá grados mínimos de control sobre la dirección política que se le dará la actividad estatal:

1.    Aprobar todas las reformas a la Constitución.

2.    Aprobar el presupuesto del Estado.

3.    Aprobar los planes de desarrollo económico y social.

4.    Aprobar las modificaciones que correspondan al plan general de Gobierno de le sean sometido por la Comisión de Gobierno.

5.    Ejercer el control de la gestión del Gobierno, sea a través del pleno de cada Cámara, como de las Comisiones respectivas.

6.    Aprobar la legislación general del Estado. Esto implica las siguientes materias:

a.    Tratados internacionales que impliquen renuncia de la soberanía nacional.

b.    La organización de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad.

c.    División político administrativa de la Nación.

d.    Creación y organización de los servicios públicos centralizados y descentralizados.

e.    Actividad económica del Estado.

f.     Bases del sistema de planificación económica y social.

g.    Bases del régimen electoral de los entes territoriales, de las Corporaciones

h.    Procedimientos generales ante la Administración y ante los Tribunales de Justicia.

i.      Régimen de las relaciones laborales y comerciales. Organización básica de Sindicatos y Corporaciones. Jurisdicción gremial.

j.      Organización y funcionamiento de las comunidades vecinales y los municipios.

k.    Régimen de banca, crédito, seguros y toda administración de fondos de los trabajadores.

l.      Derechos de la personalidad y personas jurídicas.

m.   Régimen de familia y protección de la infancia.

n.    Adquisición y uso de los bienes, así como la sucesión hereditaria. Propiedad intelectual e industrial.

o.    Derecho Penal y régimen correccional.

p.    Objetivos, organización y funcionamiento general del sistema educativo.

q.    Monedas, pesos y medidas.

r.     Protección del medio ambiente y el patrimonio cultural de la Nación.

s.    Reglas básicas sobre transportes y telecomunicaciones.

t.      Explotación de recursos naturales, minerales y energéticos.

¿Pretendemos establecer un “dominio máximo legal” como el vigente en la actualidad? No nos parece la mejor opción, pues para nosotros lo esencial es garantizar un mínimo de potestades que sólo el Congreso podrá ejercer, por tener una importancia para la convivencia nacional que exigen el acuerdo entre las comunidades que integran Chile.

¿Cómo se ejercerán estas atribuciones?

1.    Las atribuciones constituyentes, presupuestarias y planificadores sólo pueden ser ejercidas por las Cámaras en pleno, pues son una expresión eminente del poder comunitario nacional, por lo que no pueden ser objeto de delegación alguna. Asimismo, habrían algunas leyes complementarias de la Constitución (como las actuales “orgánicas constitucionales” que tampoco podrían delegarse, para preservar un mínimo de estabilidad del orden político.

2.    Las atribuciones fiscalizadoras serían ejercidas en principio por las comisiones sectoriales, según la rama del gobierno sometida a control. Dependiendo del curso que adopte la fiscalización, la materia puede pasar a los plenarios, como, por ejemplo, si se requiere remover a un Ministro de Estado.

3.    La legislación ordinaria será aprobada por los plenarios de las Cámaras, previa discusión por la comisión respectiva, pero las asambleas pueden delegar el ejercicio de esta función en otro órgano, que para nosotros podría ser la Comisión de Gobierno o la Comisión Permanente del Congreso, pero se tratará de una delegación muy precisa en orden a las materias que podrán tratarse y el tiempo que durará dicha autorización.-

En el siguiente artículo trataremos sobrela composición y formación de las Cámaras.