Las Cámaras Corporativas II

Imprimir

camarasA diferencia del Parlamento liberal, basado en los partidos políticos que se reparten el rebaño electoral, las Cámaras del Estado Nacionalsindicalista se fundamentan en la representación de las comunidades sociales y económicas. Además, no es una representación amorfa y caótica, sino organizada, agrupando a los cuerpos sociales de la Nación en delegaciones estables que aseguren un trabajo legislativo y fiscalizador eficaz y que no impida la acción de gobierno. 

Antes de continuar leyendo, revisa nuestros artículos ¿Qué son las corporaciones? Las Cámaras Corporativas I, para tener mayor claridad sobre este tema.

 La Cámara Social.-

Esta asamblea es la representación orgánica de las comunas y regiones de Chile. Busca encarnar del modo más directo posible la realidad de los diversos territorios y sus necesidades. A través de este órgano se espera contribuir al logro de un desarrollo regional (y, conscuentemente, comunal) armónico.

Teniendo presente la existencia de las actuales 15 regiones, proponemos que la composición de esta Cámara sea de la siguiente manera (el número de delegados puede variar):

a) 5 delegados de cada región elegidos por el respectivo Consejo o Asamblea regional en sesión especialmente convocada al efecto. Estos miembros quedarán sujetos al mandato de ese órgano, por lo que serán representantes propiamente regionales.

b) 5 delegados de cada región elegidos por el total de los delegados comunales en reuniones conjuntas de las respectivas asambleas comunales agrupadas por la ley electoral. Estos delegados quedarán sujetos al mandato de dicha agrupación de comunas, trabajando por los intereses de las mismas.

Lo anterior nos daría una cantidad máxima de 150 delegados nacionales de carácter territorial. Debe tenerse claro que esta representación está siempre basada en las comunidades que originan a los delegados y que las agrupaciones de comunas no son analogables de modo alguno a los distritos electorales del Parlamento liberal, simples cuotas de población a repartir entre los partidos.

La Cámara del Trabajo.-

Esta asamblea es la representación orgánica de las comunidades funcionales de Chile (actividades económicas, profesionales, cultura y otras relevantes).

La integración de esta asamblea resulta mucho más compleja que en el caso de la Cámara Social, puesto que inevitablemente exige la agrupación de las comunidades funcionales y el establecimiento de “cuotas” de representatividad para cada una de ellas de modo arbitrario, pues existirán muchas formas de organizar la Cámara igualmente válidas.

Ante las acusaciones de una eventual representación falseada y amañada, podemos responder que todo régimen electoral implica tomar a la población votante y agruparla mediante determinados criterios, situación que se produce con mayor frecuencia en las “democracias liberales”.

Con la aclaración precedente, vamos a señalar cuales serían las organizaciones que, a nuestro juicio, requieren una representación ante la Cámara del Trabajo y de qué modo se elegirían sus delegados (supongamos un número de 150, al igual que en la Cámara Social):

a) La mayor parte de los delegados (unos 110 aproximadamente) serán elegidos por las Corporaciones o Cámaras Económicas de la Nación que existen de acuerdo a ramas o ciclos productivos, y que integrarán a las empresas y comunidades de trabajo en calidad de tales, primando las exigencias de la actividad o proceso por sobre el interés profesional de sus miembros individuales. Sólo a modo ejemplar, estimamos en un régimen nacionalsindicalista la existencia de Cámaras Nacionales de la Minería, la Pesca, Agricultura, Comercio, Construcción, Salud Privada, etc.  Las delegaciones se podrían formar del siguiente modo:

- La mitad de cada delegación será elegida por los Consejos Nacionales de la Cámara Económica entre sus miembros.

- La otra mitad de cada delegación será elegida por los consejos regionales de cada Cámara Económica entre sus miembros en sesión conjunta convocada especialmente al efecto.

b) Unos 15 delegados deben ser elegidos exclusivamente por las instituciones culturales y educativas, del siguiente modo:

- 10 delegados serán elegidos por los Consejos directivos de todas las Universidades

- 5 delegados serán elegidos por academias y otras instituciones culturales de renombre que se señalen en la ley constitucional.

c) Unos 35 delegados deben ser elegidos por los gremios profesionales y técnicos en representación de sus miembros, no de las actividades económicas o culturales relacionadas. Para ello, la ley electoral establecerá una agrupación de los gremios, para que por cada agrupación, los consejos nacionales reunidos al efecto, elijan sus respectivos delegados. Dentro de esta categoría debe existir una representación de los funcionarios públicos, de las Fuerzas Armadas y de las comunidades religiosas de mayor relevancia en Chile, designados por órganos colegiados existentes o creados al efecto.

Debe tenerse en cuenta que esta representación funcional es complementaria con aquella de las comunidades territoriales -la cual necesariamente abarca a toda la población con independencia de su actividad- y que nunca podrá abarcar a todas las organizaciones funcionales de la Nación, sino que a las más importantes, principalmente vinculadas con el trabajo productivo, el mundo intelectual, entre otras.

Las Comisiones del Congreso.-

Como explicaremos más adelante, el funcionamiento de las Cámaras no puede ser permanente, por lo que algunas de sus funciones deberán ser asumidas en determinados momentos por órganos más pequeños y de funcionamiento más expedito. Ello no redundará en menor participación, pues todos los delegados siguen sujetos a la eventual revocatoria de sus órganos electores.

En primer lugar, debe formarse una Comisión Permanente, integrada por un número aproximado de 22 y 28 miembros, elegidos paritariamente por ambas Cámaras. Su principal misión será ejercer el control político de más alto nivel sobre la Comisión de Gobierno y, eventualmente, funciones legislativas taxativamente determinadas en la Constitución o en una ley delegatoria, ejercicio que siempre podrá ser dejado sin efecto por las asambleas en pleno.

Al mismo tiempo, sobre la base de las delegaciones de la Cámara del Trabajo (debido a su carácter funcional), se formarán las Comisiones sectoriales (Constitución, RR.EE. y Defensa, Educación, etc.) con la misión de trabajar en la elaboración de propuestas legislativas emanadas de la base social, de estudiar los proyectos enviados por el Gobierno, así como también ejercer tareas de fiscalización (solicitudes de información, investigaciones, etc.) en sus respectivas áreas de interés.