Un gobierno para la Comunidad Nacional II

Imprimir

Objeto del órgano.-

¿Por qué proponemos una Comisión de Gobierno? Porque todo gobierno requiere de un equipo político dirigente estable, más aún si el régimen pretende alcanzar grados amplios de participación, por lo que estimamos la necesidad de institucionalizar y transparentar su proceso de deliberación, de modo que la dirección del gobierno no quedé monopolizada por un caudillo o una oligarquía anónima e irresponsable.

La Comisión de Gobierno viene a ser, de este modo, un centro dirigente del régimen político responsable ante la Comunidad de orientar el trabajo del gobierno, aún cuando el Jefe de Estado, como Presidente, actuará como “primus inter pares”.

Composición y estructura.-

Somos de la opinión que la Comisión de Gobierno tenga entre 6 y 10 miembros (más el Presidente-Jefe de Estado sumarán siempre un número impar), pudiendo sesionar sólo con la mayoría absoluta del total de miembros. A su vez, este órgano establecerá grupos de trabajo permanentes por sectores de la vida comunitaria, de los cuales formarán parte funcionarios públicos, algunos delegados nacionales y expertos seleccionados mediante modos transparente, cuya misión será generar permanentemente el conocimiento y materiales necesarios para el cumplimiento de sus atribuciones generales, lo que debería permitir a la Administración liberarse en gran parte de las tareas de asesorías y concentrarse en la ejecución. 

Atribuciones.-

La Comisión de Gobierno es, sobre todo, un órgano de carácter normativo, planificador y orientador de la acción política, no teniendo tareas ejecutivas o administrativas, las que habrán de quedar radicadas en su Presidente-Jefe de Estado y en los Ministerios o Departamentos respectivos. Con ello pretendemos separar orgánicamente la función de orientación y definiciones político-doctrinales que resultan imprescindibles a toda acción de gobierno coherente de la ejecución e implementación práctica de las decisiones gubernativas, lo que estimamos redundará en elevar el profesionalismo e independencia de los cuadros administrativos. El Jefe de Estado actuará como nexo de unidad.

A continuación señalamos las atribuciones esenciales que pretendemos asignar a la Comisión:

a)   Preparar modificaciones al programa de gobierno a ejecutar desde la Presidencia, que deberá comprender la política interior y exterior de la República para el periodo respectivo. Ya dijimos que el plan de gobierno es aprobado junto con la elección de un Jefe de Estado para su periodo, pero este documento, aún siendo de carácter general, puede requerir de adecuaciones para atender a la contingencias de la vida política.

b)   Estudiar y aprobar los proyectos de plan nacional de desarrollo económico y social y de Ley de Presupuestos del Estado. A diferencia del plan de gobierno, aquí se trata de instrumentos detallados y de carácter técnico o jurídico, por lo que es necesario un tiempo de preparación antes de la tramitación en las Cámaras, con la colaboración de los grupos de trabajo.

c)    Acordar los proyectos de ley antes de su sometimiento a las Cámaras, así como las indicaciones y observaciones que puedan presentarse durante su tramitación. La agenda legislativa es parte del plan de gobierno y por la generalidad y fuerza obligatoria que tiene la ley es necesario que los proyectos sean consensuados entre el equipo político, proceso que también facilitará la tramitación ante las Cámaras.

d)   Aprobar los decretos con fuerza de ley en las materias en que el Congreso Nacional le haya delegado expresamente en sus sesiones. Como es de esperar que las Cámaras discutan y aprueben las leyes de mayor importancia para la Comunidad, mediante este atribución se podrá fijar un mandato a la Comisión de Gobierno para que pueda establecer normas legales dentro de los límites que fije la Constitución y le expresen los delegados nacionales.

e)   Discutir y aportar propuestas a los proyectos de reglamentos presentados por el Jefe de Estado. Si bien nos parece adecuado preservar la potestad reglamentaria en manos del Presidente –para darle dinamismo a la función ejecutiva- para evitar los abusos en su ejercicio los actos normativos que desarrollen las leyes deberán ser sometidos a deliberación previa y obligatoria, con el apoyo de los grupos de trabajo.

f)     Discutir y acordar líneas de acción en los diversos frentes del gobierno y emitir su opinión en los asuntos que el Jefe de Estado requiera su pronunciamiento. Esta es una tarea propiamente política y de carácter consultivo, que busca orientar al Presidente en su gestión cotidiana, sin entorpecerla, pero una discordia continúa puede ser señal de problemas en gobernabilidad, que conviene se transparenten y solucionen lo antes posible.

 g)   Aprobar su reglamento interno y organizar sus grupos de trabajo en el marco de su disponibilidad presupuestaria.

Funcionamiento.-

Una vez al año, la Comisión deberá reunirse de plano derecho para acordar los proyectos de plan de desarrollo, de Presupuestos del Estado y los proyectos legislativos que deban dar cumplimiento al programa de gobierno, así como eventuales modificaciones al programa de gobierno. Durante el resto del año deberá reunirse por lo menos 10 veces, más cada vez que el Jefe de Estado lo requiera, sobre todo para la aprobación de actos o proyectos competencia del órgano colegiado, pudiendo también ser convocado a solicitud de una cuarta parte de sus miembros.

En las deliberaciones en que deba tomarse una decisión, los acuerdos se tomarán por mayoría absoluta de votos, decidiendo el Presidente en caso de repetirse un número determinado de votaciones, con lo que se promueve la busque de consenso y se evita, al mismo tiempo, una duración excesiva de la discusión.

En el siguiente artículo de esta serie nos abocaremos a la institución de la Jefatura de Estado en el régimen nacionalsindicalista.-