CoNES y ACES: cuando lo que tiene que morir, no ha muerto

El otro día, luego de un largo periodo alejado de la televisión, se me ocurrió prender la caja idiota a ver si podía encontrar algo entretenido para pasar la noche en vela. Por esas casualidades de la vida, me encontré en TVN el mejor espectáculo humorístico que había visto desde el “me enteré por la prensa” y el “soy un hombre honesto”; el “debate” entre los voceros de la CoNES y de la ACES: Corona y Arraño.

A pesar de lo hilarante que fueron las intervenciones de ambos sujetos, y de las risas que me invadieron a cada respuesta que daban -al parecer sin saber que podían ser vistos por todo Chile-, no pude evitar sentir rabia y enojo por la oportunidad que los dos incapaces voceros se estaban perdiendo: la posibilidad de mostrar, aunque sea sólo para la foto, un movimiento secundario unido; la posibilidad de hacer ver a la gente la razón detrás de las movilizaciones; demostrar que no por ser más jóvenes que los universitarios serán menos propositivos. A fin de cuentas, demostrar una posición de fortaleza, seguridad y seriedad.

elinformanteSin embargo, pasó todo lo contrario. Demostraron que no eran capaces de ver cuál era la intención detrás de cada pregunta qué les hacía el periodista. No lograron entender que todas las preguntas irían dirigidas a demostrar cuáles eran las diferencias entre ambas organizaciones, en circunstancias de que al inicio del programa se anunció abiertamente que ésa sería la línea que seguiría el periodista… ¿Cómo es posible que no fueran capaces de darse cuenta de aquello? ¿Por qué no pactar una tregua sólo por esa ocasión? Parece que su ego personal y el de sus jefes fue más fuerte que la vocación social que debiera tener el vocero de una organización estudiantil

No puedo dejar de mencionar que cuando a ambos voceros se les pregunta qué piensan sobre la demanda de algunos sectores de eliminar el uso del uniforme, ambos dicen algo así como “Estamos en contra de ello, porque tiene que haber algo que te identifique como estudiante, y eso es el uniforme. El problema es que hay colegios que ocupan uniformes de otros colores, y eso es injusto. Nosotros creemos que debería haber un solo uniforme, común a todos los estudiantes de Chile. La única distinción que aceptaríamos es que hubiera un uniforme distinto entre básica y media.” … ¡¡Y DESPUES LOS FASCISTAS SOMOS NOSOTROS!!

Qué idea más fascista que aquella que dice que todos debemos vestir iguales, porque todos somos iguales, y por lo tanto no deberían identificar nuestra individualidad, porque somos iguales, y sólo eso es lo que importa.

Sólo existe una idea aún más fascista que la anterior: creer que lo que te define como estudiante -y si se quiere abstraer al género, lo que te define como persona- es tu vestimenta, es tu uniforme.

Sobre lo anterior, a los niñitos que fueron a la tele a creerse famosos les explico lo siguiente: cuando uno habla de “igualdad” no se refiere a que todos vistamos igual, ni que comamos lo mismo, ni que rindamos culto al mismo líder, sino que más bien se refiere a que todos debemos ser iguales en cuanto a lo que nos resulta estrictamente necesario para poder llevar una vida digna. Se trata de una igualdad que haga posible la libertad, que haga posible el desarrollo de la persona humana como un ser integral y trascendente.

Antes de continuar, también me gustaría explicarle al niñito de la ACES el significado y la trascendencia del control comunitario. En primer lugar, no se sorprendan: el control comunitario viene de acá. Ustedes, como bien saben hacer -aunque ya de capa caída-, solo le pusieron un nombre más rimbombante a una propuesta que lleva desarrollándose a lo largo de los 60 años de historia del MRNS. En segundo lugar, es necesario explicar, para que el lector entienda, que el control comunitario no se limita a una mera forma de administrar los recursos. No se limita a ver cuántas sillas necesitamos, cuántas plantitas debemos comprar para el patio, etc. El control comunitario supone un cambio de la concepción de Estado liberal a una en la cual se valoriza por sobre todo la participación de las personas en los Cuerpos Sociales, por lo que el Control Comunitario, entonces, supone el autogobierno de las comunidades en todos los aspectos posibles, siempre en el entendido de que no son una comunidad aislada, pues pertenecen a un grupo humano mucho más grande: la Nación.

Ahora bien, esta entrevista no hizo más que confirmar algo que ya habíamos anunciado el año pasado: La CoNES no es más que una organización servil a los intereses del gobierno, y la ACES aún no es capaz de ir más allá de las consignas vacías, y para colmo, mal dichas.

La falta de contenido propositivo es una de las principales causas de que el movimiento estudiantil no sea capaz de "reencantar" a la gente. Es penoso que aún sigan usando las mismas consignas vacías, y que no sean capaces de dar propuestas novedosas, con el fin de dotarse a sí mismo de contenido, y de paso poder convencer a más personas, dando a entender que son un movimiento que trabaja, que propone, que tiene rabia contra el $istema, pero amor por su gente.

En otro sentido, tal parece que estas organizaciones aún siguen mirándose el ombligo, puesto que no han sido capaces de ser autocríticos y no entran en consideración de que la estrategia que han venido siguiendo durante todos estos años no les ha rendido ningún fruto a ellos, sino que más bien le rindió frutos a la Concertación + Partido Comunista, quienes no tuvieron escrúpulos a la hora de robar las consignas del movimiento estudiantil para dividirlo y así asegurarse de que cuando llegaran al Palacio de La Moneda, el gobierno les fuera un tanto más fácil de llevar. Aún así, parece que el poncho le quedó grande al gobierno, y aún más grande les quedó a los dirigentes sociales, quienes no fueron capaces de utilizar eso a su favor.

Por ahí hay un italiano que decía que la crisis es aquella situación en la cual lo que debe morir aún no ha muerto, y lo que tiene que nacer aún no ha nacido. Ésa es la situación en la que se encuentran los estudiantes secundarios: crisis.

ACES y CoNES deben morir, a pesar de que ya deberían estar muertas hace bastante tiempo. Por otro lado, aún no nace aquella organización que represente realmente a los estudiantes, y que no sea un instrumento más de los partidos políticos para formar dirigentes y para congraciarse con la plutocracia.

Ante esta situación de crisis, los estudiantes nacionalsindicalistas no pueden hacer otra cosa que denunciar a los esbirros de la Plutocracia, que lo único que hacen es dañar a los movimientos sociales so pretexto de querer fortalecerlos. Sin embargo, la misión no se queda ahí; no basta con denunciar, sino que también hay que construir.

Los estudiantes nacionalsindicalistas deben apostar por una organización que represente a todos los estudiantes, con propuestas claras y unitarias, con flexibilidad estratégica, pero con principios. Y si para ello hay que declarar la guerra abiertamente a quienes han utilizado los movimientos sociales para satisfacer su ego, su necesidad irracional de violencia, o para congraciarse con los poderosos, pues lo haremos.

Dicha organización, cuya estructura hemos propuesto en artículos anteriores (Ver "Ya no basta con pedir"), debe tomar como punto de partida la vinculación territorial, el vínculo natural, que se da entre los vecinos, entre los liceos y colegios que se encuentran en la misma comuna. Dicha vinculación debe proyectarse a las regiones, en tanto las Asambleas Comunales unidas forman la Federación Regional, las cuales en conjunto formaran la Confederación Nacional Secundaria.

Esta estructura no es de arriba-abajo, no supone necesariamente una jerarquía propia de la Confederación por su carácter nacional, sino que, todo lo contrario. El flujo es de abajo hacia arriba; la discusión parte en las Asambleas Comunales, sube a las Federaciones Regionales, y se sintetiza en la Confederación, puesto que los principios que la rigen son la autogestión -la cual dota a las Asambleas Comunales de la autonomía de llevar a cabo sus propias iniciativas, sin sujeción a “ordenes” provenientes de instancias regionales o nacionales-, el mandato imperativo -lo que asegura que las directrices serán dadas desde las instancias de base, y no desde la Confederación como instancia material donde se reúnen los representantes regionales-, y la acción directa -que asegura la toma de decisiones representativas, mas no burocráticas, y que a su vez otorga agilidad y flexibilidad en el accionar-.

La tarea es tan clara como difícil, y sólo quienes tengan la entereza de asumirla son los indicados para seguir adelante con la lucha revolucionaria por el pueblo de Chile.

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

El Movimiento Revolucionario Nacionalsindicalista de Chile (MRNS) es la organización política que lucha por la forja de un nuevo Estado y cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la Unión de la Nación con Justicia, con miras a la realización de todos los chilenos.

Enlaces de interés

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) dedicado a nuestra cultura. Abundante material histórico disponible en versiones digitales.

Cinismo Ilustrado - El espíritu de los cínicos. Ilustraciones, diseños, textos y demás materiales del mexicano Eduardo Salles.

Buscador

Haz tu donación

Licencia

licencia

© 2017 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar