Bolivia y su problema

La historia nos muestra que cada cierto tiempo, la clase dirigente boliviana enarbola su mediterraneidad como una bandera de lucha en la cual involucra al pueblo boliviano y que no tiene otro sentido que servir de “distractor” a ese mismo pueblo de los verdaderos problemas y males que sí lo aquejan y, que a su vez, en su mayoría son producto del mal manejo que esta misma clase dirigente hace de la administración del Estado y de los recursos naturales en beneficio de la oligarquía boliviana y su clase política, todos ellos en contubernio con las transnacionales.

En efecto, responder hoy que las razones de la evidente pobreza y retraso de Bolivia es en gran parte por “culpa” de su mediterraneidad, es a todas luces una respuesta incorrecta -ello como eufemismo de tonta- puesto que se estaría afirmando que tal carencia de costa marina es una condición poco menos que sine qua non de la pobreza de un país y que en tal razón debería reordenarse el mapa político mundial.

Aclaremos primero algo pertinente a ese afán de revisionismo histórico-contractual del cual hace gala el gobierno boliviano: NO EXISTE UN PROBLEMA CHILENO–BOLIVIANO, en otras palabras: CHILE NO TIENE PROBLEMAS DE SOBERANÍA TERRITORIAL CON BOLIVIA por cuanto los tratados firmados entre ambas naciones a consecuencia de la Guerra del Pacífico o de la Triple Alianza (Chile frente a Perú, Bolivia y Argentina) son claros y taxativos en demarcar fronteras y situaciones anexas, guerra en la que por lo demás Chile afianzó su soberanía sobre un territorio que históricamente le pertenecía pero que, gracias a la estulticia de nuestra clase política, perdimos la Patagonia que fue entregada a la Argentina sin disparar ésta un solo tiro. En este caso los tratados están firmados y sólo quedan algunos puntos de litigio que la diplomacia concertacionista ha ido perdiendo paulatinamente.

Continuemos con otras aclaraciones históricas, que también son pertinentes al caso, diciendo que Bolivia NUNCA TUVO MAR PROPIO, ello en razón de que surge como país DESPUÉS que Chile y Perú, que sí poseían un territorio costero continuo hasta su frontera común desde los tiempos en que formaban parte del imperio español.

¿Qué pasó entonces? Bolivar, Simón Bolivar se equivocó al INVENTAR BOLIVIA en territorios que eran el Alto Perú y parte de Argentina, Chile y Paraguay. Desde su “invención”, Bolivia ha “cedido” territorios a Perú, Argentina, Brasil y a Paraguay que exceden por mucho a lo “afianzado” por Chile en la Guerra contra la Triple Alianza. Bolivar, con todo lo respetable que pueda ser su gesta emancipadora, NO TENÍA DERECHO ALGUNO DE ASIGNAR TERRITORIOS CHILENOS NI DE NADIE PARA DAR FORMA A SU “INVENTO BOLIVIANO”.

Después de ello, muchos dimes y diretes, y como suele suceder cuando las imposiciones contra natura histórica colapsan y la diplomacia no puede prolongar su agonía, entonces viene la guerra.

La guerra ha sido y es parte REAL de nuestra sociedad -nos guste o no- ahí está. En las guerras se gana o se pierde, tan sencillo como eso y no podemos decirles más que: “Bolivianos, la suerte de las armas os ha sido adversa…”

Hecha estas necesarias aclaraciones históricas, digamos ahora que Bolivia sí tiene un problema y ese problema no es otro que Bolivia en si misma.

Echarle la culpa de sus males económicos, sociales y políticos a su mediterraneidad no es más que el afán de cargar a otros las culpas propias. La clase dirigente boliviana NO HA ASUMIDO JAMÁS SU INCOMPETENCIA COMO GOBERNANTES Y SU FALTA DE AUTENTICO SENTIDO NACIONAL A LA HORA DE MANEJAR LAS RIQUEZAS NATURALES DE SU TERRITORIO.

En la vieja Europa y en Asia sobran ejemplos de naciones mediterráneas que para nada han perdido años de años culpando a esa condición de una imposibilidad de desarrollo. Sencillamente han aplicado INTELIGENCIA, TRABAJO Y HONRADEZ tanto en la gestión de sus clases dirigentes como en los sectores empresariales y laborales.

En Austria, Suiza y muchas de las ex Repúblicas Soviéticas no tienen el record boliviano de un gobierno por año desde que son estado hace más de 170 años, ni tampoco un “dirigente” cocalero “derribando gobiernos” y ofreciendo guerra al vecino si no accede a sus peticiones. La actual clase dirigente boliviana es un chiste, un mal chiste que hará llorar a su pueblo una vez más.

La posición del gobierno boliviano no resiste análisis serio, máxime si Chile le ha dado todas las facilidades para que despache sus embarques por puertos chilenos y totalmente exentos de impuestos, le ha construido líneas férreas y caminos que puede usar sin restricción alguna, así también le ha construido sitios de acopio que son administrados íntegramente por Bolivia dentro de los puertos chilenos. ¿ACASO SI TUVIERAN MAR SERÍAN MÁS EFICACES Y MÁS EFICIENTES? El agua salada no es la poción milagrosa que habilita para ingresar a Salamanca y, por lo demás, Chile non presta lo que natura non da…

En verdad que no resiste análisis la pretensión boliviana.-

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

aspas200x184El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la unidad y justicia; con miras a posibilitar la realización de toda persona, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto de nación.

Enlaces de interés

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) dedicado a nuestra cultura. Abundante material histórico disponible en versiones digitales.

Cinismo Ilustrado - El espíritu de los cínicos. Ilustraciones, diseños, textos y demás materiales del mexicano Eduardo Salles.

Buscador

Haz tu donación

Licencia

licencia

© 2018 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar