En nombre de la democracia.

Los años parecen no transcurrir para algunas personas. En la Concertación y sus apéndices (ya no se les puede llamar “extraparlamentarios“) se ha hecho común el concepto de “fuerzas democráticas y progresistas” -de tal forma que los adversarios no son democráticos ni progresistas- para definirse a sí mismos.  Apelando a un lenguaje en parte similar al utilizado en los años 80, cuando tenía cierto sentido invocar la lucha por la democracia como una consigna movilizadora de masas ¿tiene sentido hablar de ello en el Chile de 2011?

Sólo a modo ejemplar, para los miembros de Océanos Azules -otrora think tank de la campaña de Eduardo Frei Ruiz-Tagle- la gran idea radica en transformar la actual Concertación de Partidos por la Democracia por una Coalición de Ciudadanos por la Democracia, propuesta cuya genialidad no discutiremos aquí -al fin y al cabo poco nos importa- pues sólo observamos la obsesión permanente con la “democracia” entendida como alusión al bien universal, sin mayores concreciones.  

Esta organización -en la defensa del proyecto de reforma elaborado por Pablo Ruiz Tagle- insiste en la consigna de la “Democratización“, mediante inclusión del referéndum, elección directa de gobiernos regionales, cambio del sistema electoral, entre otras proposiciones ya conocidas y repetidas hasta la náusea. Esto es importante: Cuando nuestros honorables y su intelectualidad mercenaria hablan de “democratización“, de “cambios democráticos“, etc. , ellos están hablando de SU DEMOCRACIA, del Estado de partidos, basado -igual que en la Francia robesperriana- en la soberanía ficticia de una voluntad general inexistente.  

No puede dejar de advertirse que prácticamente todas las reformas políticas que se proponen suponen una masa de ciudadanos aislados, sin vínculos territoriales o grupales, por lo que son incapaces de organizarse, deliberar entre sí y generar propuestas autónomas, sustentadas en su realidad concreta, no quedándoles más opción que servir de sujeto pasivo de los “formadores de la opinión pública”, con el poder financiero y mediático para hacerlo, con lo cual el circulo de la partidoracia se mantiene incólume. De ahí que las proposiciones constitucionales que no ataquen el monopolio de los partidos, que no acerquen el poder a las comunidades básicas capaces de administrarlo racionalmente, son una estafa a la Nación, un juego reaccionario y falaz.  

Tal “democratización” que nos quieren vender es otra muletilla del Partido Único de la plutocracia. Sin embargo, aún cabe preguntarse si al pueblo chileno la palabra democracia le resulta sugerente, si es una consigna capaz de movilizar a amplios sectores, como lo fue durante los años 80.  

A nuestro juicio, en un contexto despolitizado y sumido a los dictados de los medios, la consigna de la democracia sólo podría resultar fructífera si se precian los siguientes puntos:  La democracia no es un fin en sí misma o una especie de religión laica universal.  

La democracia debe ser un instrumento, un medio eficiente y eficaz de organizar y gestionar las comunidades menores y la comunidad nacional, que permita una distribución adecuada y el crecimiento de la riqueza material y espiritual creada por el pueblo, así como el castigo de quienes atentan contra la convivencia y la defensa de la unidad política El régimen político debe servir para alcanzar la justicia en la Nación, al contrario de ahora, en que la “democracia” es sólo la legitimación formal de los poderes usurarios.  

Mientras que por años se habló de socialismo o capitalismo “con rostro humano” (por lo demás, no hemos visto que dichos $istemas hubiesen sido obras de extraterrestres o animales), nuestra bandera comprende una democracia a la medida del hombre.  

¿De qué se trata esto?  

Que existan los órganos que permitan a las personas, en primerísimo lugar, decidir sobre sus relaciones de vecindad, su comunidad de trabajo y la crianza y educación de su familia, para luego, por delegación, intervenir en la elaboración de las leyes y de las políticas públicas de alcance general.  

La existencia de un régimen de amplia participación popular, que supone la entrega de poder para las personas y comunidades, exige que ellas sean conscientes también de sus deberes hacia la Nación y que las decisiones tomadas en común siempre llevarán consigo sacrificios para unos, los cuales deben ser compensados en la medida de lo posible.  

Nuestro régimen no puede basarse en la existencia de una “voluntad general soberana” no susceptible de verificación científica, pues tenemos claro que tanto las decisiones diarias como las de crisis en todo gobierno son adoptadas por pocas personas, elegidas o no.  

Lo que debemos garantizar al pueblo es:

Que toda decisión de alcance general en cada nivel territorial (comuna, región, nación) incorpore los aportes y críticas de todos los cuerpos sociales afectados, a través de las ponencias de sus delegados responsables.

Que, a través del sistema de delegados, cada ciudadano-trabajador pueda ascender en puestos de responsabilidad, si sus méritos y el voto así lo determinan.

Que los órganos restringidos o unipersonales que adopten decisiones que, por su complejidad técnica o por la necesidad, no puedan ser examinadas por los delegados, asuman la consecuente responsabilidad política -además de civil y/o penal, si lo amerita- de sus acciones negligentes o lesivas al interés general.

En síntesis, no se trata de resucitar ilusiones de juventud o satisfacer las extravagancias filosóficas de algunos iluminados.  Se trata de ofrecer al pueblo chileno un INSTRUMENTO DE GOBIERNO ÚTIL.  Aquel es el compromiso del nacionalsindicalismo revolucionario, y por ello luchamos.

mrns port1

ISSN 2735-6450

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

banderas mrnsF5El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamérica toda, basados en la unidad y la justicia; con miras a posibilitar la realización de todas las personas y comunidades, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto revolucionario de nación.

Enlaces de interés

Elecciones 2021Sitio web del Servicio Electoral, con información relevante sobre las elecciones de Convencionales Constituyentes, Gobernadores Regionales, Alcaldes y Concejales.

Memoria Chilena - Sitio web dedicado a nuestra cultura con abundante material histórico disponible en versión digital y de libre descarga.

Biblioteca Pública Digital - Miles de textos disponibles, públicamente, para su lectura.

Ondamedia - Plataforma chilena con más de 1600 producciones nacionales gratis.

Buscador

Haz tu aporte

 

Licencia de uso

cc by sa 3

 

 

Aa

© 2020 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar