¿Y qué dijo Piñera?

Imprimir

El pasado cinco de julio, el Presidente de la República, Sebastián Piñera Echeñique, junto con el Ministro de Educación, Joaquiín Lavín Infante, se dirigieron a la comunidad nacional e internacional para realizar una serie de anuncios a propósito de las movilizaciones estudiantiles. Pero, lamentablemente, como muchos de nuestros compatriotas no entienden lo que leen, es esperable que no entiendan lo que escuchan. Revisemos, con peras y zalfate, que hay detrás de este discurso.

Un vistazo a la rápida

1. Creación del Fondo para la Educación (FE) por 4 mil millones de dólares.

 Qué es: Más dinero.

Cómo (se concreta): Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: En una discusión parlamentaria que tomará su tiempo.

2. Rebaja del costo del Crédito con Aval del Estado (CAE), a tasas de interés del orden del 4%

Qué es: Una “ayudita” para los ya endeudados.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: En una discusión parlamentaria, y tiempo para ello.

 3. Reemplazo del actual Crédito con Aval del Estado para el futuro.

Qué es: Un anuncio.

Cómo – versión 1: Mediante un “grupo de trabajo” -una comisión, en realidad- que emitirá un informe que será publicitado con otros anuncios y posteriormente archivado.

Cómo – versión 2: Mediante un proyecto de ley con las respectivas modificaciones.

En qué se traduce: En otra discusión parlamentaria. 

4. Acceso a becas a todos los alumnos pertenecientes al 40% más pobre de buen desempeño.

Qué es: Más dinero.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: ¡Adivinó, lector! Otra discusión parlamentaria.

5. Aumento en 70% las becas para alumnos vulnerables en la educación técnico-profesional, llegando a 120.000 becas.

Qué es: Más dinero.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: Si, ya se imagina.

6. Aumento en 20% el monto de las becas para alumnos vulnerables en la educación técnico-profesional, subiéndola para todos los beneficiarios de $500.000 a $600.000 por cada año de estudio.

Qué es: Más dinero.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: Si…eso mismo.

7. Perfeccionamiento de la Ley del Fondo de Crédito Solidario y reprogramación de los morosos.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: Otra discusión en el parlamento.

8. Mejora del sistema de admisión, promoviendo el uso del ranking como herramienta a considerar

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Buena pregunta.

En qué se traduce: En nada, es algo tan etéreo como el Partido Unicornista.

9. Sistema de acreditación 2.0; más exigente y riguroso.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Buena pregunta.

En qué se traduce: Mmm…puede que sea otra discusión en el parlamento, es casi seguro.

10. Desarrollo de un sistema de información completo, oportuno y veraz.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Eh...

En qué se traduce: La utilización de estos “sistemas de información” ya es conocida. Hay que recordar la medida del Ministerio de Educación de enviar a cada padre y apoderado un folleto con los liceos de la comuna y “semáforos” indicando sus resultados en el SIMCE. ¿Se recuerda? ¿Lo recibió en su casa?

11. Creación de una Subsecretaría de Educación Superior

Qué es: Eh…Un anuncio. Ya, variaremos un poco: Una manifestación de voluntad.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: En mayor burocracia; un tentáculo más en ese amorfo pulpo llamado Estado Liberal.

12. Creación de una Superintendencia de Educación Superior para mayor fiscalización y transparencia.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: En más y más burocracia. Si con la Subsecretaría debiera ser suficiente, ¿para qué crear una Superintendencia? Además, la existencia de una Superintendencia no es garantía alguna de que las cosas se hagan bien. Ya La Polar lo demostró de maravillas.

13. Nuevo trato a las universidades estatales.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: Según S.I., se presentará al parlamento un proyecto de “ley de universidades estatales” que mejorará la gestión de las universidades con la introducción de un “Gobierno Universitario”, siguiendo la estructura, al parecer, del actual Senado Universitario de la Universidad de Chile.

Además, se creará un “fondo basal de revitalización” que, como ya hemos dicho, es un anuncio que se realizará mediante un proyecto de ley y que se traduce, era que no, en otra discusión en el Templo de la Democracia…

14. Nueva institucionalidad para el sistema universitario.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Mediante varios proyectos de ley.

En qué se traduce: S.I. propone un nuevo estatuto para las universidades, distinguiendo entre ellas las Estatales, las Tradicionales No-Estatales y las Privadas No-Tradicionales.

Cambio de nombre, mas sigue siendo, substancialmente, lo mismo que hoy.

15. Abrir un debate para analizar la posibilidad de distinguir entre estas últimas las sin fines de lucro y las con fines de lucro, las que tendrían distintos derechos y deberes.

Qué es: Un anuncio.

Cómo: Ehm…¿dónde se debaten las políticas públicas? Es más, ¿se debaten estas importantes decisiones? Ya existe un sincero proyecto de ley en el Congreso propuesto por la Concertación de Partidos por la Democracia (¡Y pensaban que estaban extintos…!).

En qué se traduce: En nada. Tan simple como eso.

16. Creación de 3 fondos concursables para alcanzar metas de interés nacional y regional.

Qué es: Más dinero.

Cómo: Mediante un proyecto de ley.

En qué se traduce: En un estímulo insuficiente para mejorar la calidad de los docentes y directivos de los centros educativos.

Como se ve, este “paquete de anuncios” -porque en realidad, no es nada más que eso- vino a “dar respuesta” al otro paquete de menjunjes de cachivaches ininteligibles que contenían los pluripetitorios y acuerdos de las tetraestamentalidades y, en algunos casos, las hexaesta-mentalidades organizadas en torno a este conflicto. O sea, nada para nada.

La letra chica del GANE-FE

Pero seamos sinceros y críticos. ¿Dónde está el enfoque del Gobierno? ¡El financiamiento! Y, peor aún, en el financismo mágico, aplicando criterios “de mercado” a la Educación. Todas estas medidas -y medidas es decir mucho- vienen a agravar el $istema actual. ¡SI HASTA SE TIENE LA INSOLENCIA DE PERMITIR EL LUCRO EN LA EDUCACIÓN!

Pero qué da, si no es el problema fundamental. No basta con anunciar mayores recursos, no basta con dar un poco de respiro a los bolsillos, pues detrás de estos anuncios prima el beneficio económico de unos cuantos. Valga el ejemplo del subsidio directo al estudiante sin recursos suficientes para que éste elija su casa de estudios universitaria. ¿En qué se traduce? Como ese estudiante no tuvo la formación adecuada ni tampoco los medios para ir a un preuniversitario, simplemente tendrá que “elegir” entre las universidades privadas, para que el Estado luego, pague por él. O sea, SIN IMPORTAR DÓNDE ESTUDIE, EL ESTADO LE PAGARÁ AL PRIVADO O AL GRUPO QUE ESTÉ DETRÁS DE LA UNIVERSIDAD.

Fácil. Suena como si el Estado “ayudara” a los que no pueden pagar el $istema de educación más caro del mundo pero en realidad, se da pie para que el Estado pague directamente a los privados.

¿Esta era la nueva forma de gobernar?

Sólo los cuerpos sociales organizados bajo los ideales de unidad y justicia podrán, de una vez por todas, hacer de Chile una gran nación. Y esa es nuestra voluntad.-