Carta abierta a Camila Vallejo

¿Qué nos depara el futuro, Camila?

En unas semanas tendrá lugar la elección de la próxima directiva de la FECh; dicha elección no es menor, y más todavía si existen probabilidades de que la lista que encabezas (J, curiosamente), sea vencedora. Ello implicará, en mayor o menor medida, cierta “continuidad” en este proceso. Y lo será más todavía si los autónomos hacen lo suyo con Boric a la cabeza.

¿Será, pues, que el 2012 estará tanto o más movido que éste? Pienso que es factible, a pesar del desgaste y la desilusión de unos cuantos; total, ganas no faltan para “movilizarse”.

Pero, ¿será más de lo mismo o algo distinto?

Tal vez sea presuroso a estas alturas dar por concluido este proceso, o darlo por suspendido hasta marzo del próximo año. Quedan cosas por hacer, aunque su trascendencia y repercusiones son más que cuestionables.

Es probable -así varios “políticos profesionales” lo han dicho- que el acuerdo entre oficialismo y oposición se concrete. La discusión se ha enfocado, pues, en una cuestión meramente presupuestaria: Más o menos dinero para financiar la educación. Y es que, ¿cómo esperar cambios de quienes están insertos en un $istema que sólo pretende perpetuarse? ¿Cómo se pretende exigir el cambio total de un Gobierno que representa descaradamente a la plutocracia nacional y foránea? No nos podemos permitir ingenuidades.

Por lo demás, es bastante…“discutible”…si acaso la salida al conflicto (una al menos) fuese la convocatoria a un plebiscito. Ya latamente hemos abordado esta cuestión (Te recomiendo leer “La falacia plebiscitaria y la alternativa revolucionaria” [!!!]); mas, todo esto me confirma ciertos rumores sobre las discrepancias entre el Partido Comunista y tu.

No puede hablarse de revolución -y ser revolucionario- planteando estrategias (?) que no atacan siquiera el fondo del asunto. ¿Reforma tributaria? ¡Por supuesto!, pero aquella debe considerar la reindustrialización de la nación toda y una planificación económica acorde a la realidad de nuestra tierra, la reestructuración de las empresas y un Estatuto Social para la mismas. Hay que plantear sin miedo la  prohibición de la usura y la nacionalización del sistema financiero, eliminando el poder del capital sobre el Estado

No basta, entonces, con modificar el sistema de tributación para evitar la “elusión” -siutiquería para referirse a la evasión tributaria- y mantener el resto de las cosas como si nada.

¿La nuestra es una generación de cambio o de recambio, Camila?

Una revolución requiere proyectos y organización más que consignas y movilización de masas. El movimiento estudiantil -lo hemos podido apreciar en colegios y universidades de los que somos parte- posee “proyectos” vagos e incoherentes, carentes de estrategia siquiera. Quedarse sólo en la dinámica marcha-toma sin objetivos políticos claros a la larga agotará a los estudiantes, mientras los buitres del poder seguirán ahí.

Se ha hablado bastante de la gratuidad y poco o casi nada de calidad; quizás porque para más de alguno ello implica exigencia, esfuerzo; sacrificio al fin y al cabo. Horas menos de carrete, menos litros de cerveza.  Muchos que dicen pelear contra un sistema burgués no son capaces de pelear contra el burgués que llevan dentro.

Por un lado, se repudia al “lumpen” y a los “infiltrados”, pero después se dice que sólo “no saben expresar su descontento”. ¡Quienes atacan a personas indefensas y destruyen los bienes de la comunidad, son cómplices del régimen, son enemigos objetivos de toda revolución y hay que rechazarlos como tales!

Error tras error que han pasado desapercibidos ante la opinión pública con los errores más groseros de la clase política.

Es cierto, otro Chile es posible; pero no de esta forma. La Universidad está en deuda con la nación toda. Existen en ella profesionales y estudiantes que pueden dar de sí lo suficiente para llevar a cabo un proyecto de nación. Pensar en un Chile distinto requiere de un plan, de una estrategia y una fuerte lucha para acabar con los dogmas y la mitología nacional, incluso dentro de la propia Universidad. Los liberales no sólo están en la “derecha”; de hecho, hablar de izquierdas y derechas es obsoleto en estos tiempos.

Si queremos hacer las cosas en serio, primero debes desprenderte de la carga que significa pertenecer a la Jota. Allí donde estás, poco se puede hacer. La invitación está hecha.

Con estima,

Luis Celedón Miranda
Secretario General del MRNS

 

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

aspas200x184El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la unidad y justicia; con miras a posibilitar la realización de toda persona, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto de nación.

Enlaces de interés

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) dedicado a nuestra cultura. Abundante material histórico disponible en versiones digitales.

Cinismo Ilustrado - El espíritu de los cínicos. Ilustraciones, diseños, textos y demás materiales del mexicano Eduardo Salles.

Buscador

Haz tu donación

Licencia

licencia

© 2018 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar