All FAQs

FAQs - All FAQs

El sindicalismo es la acción organizada del cuerpo social, destinada a establecer la justicia en la gestión y distribución de las riquezas materiales y culturales generadas a través del trabajo comunitario, respetando los legítimos derechos de otros cuerpos sociales y de la Comunidad Nacional que ellos integran.

Es la propuesta del Movimiento en el ámbito de la organización estudiantil secundaria. El sindicato estudiantil representa, gestiona y defiende.

Representación. La función de representación se traduce en que el Sindicato Estudiantil debe expresar los intereses auténticos del cuerpo social estudiantil, de forma clara y directa; de tal manera que todos los sectores de la comunidad conozcan las necesidades de los estudiantes.

Defensa. La función de defensa se expresa en que el Sindicato Estudiantil debe ejercer el poder suficiente para que sus legítimas pretensiones sean atendidas por los organismos correspondientes y, en caso de ser rechazados por éstos, la capacidad de imponerse por los medios de acción adecuados. Esto requiere que la organización y sus delegados deben gozar de legitimidad social que les permita actuar como voceros válidos ante la comunidad.

Gestión. El Sindicato Estudiantil debe atender a las necesidades propias de los estudiantes que no requieran la intervención de otros organismos, ya sean de otros cuerpos sociales o el Estado. Debe, pues, propender al autogobierno de los estudiantes en materias como esparcimiento, acción social, etc.

La acción directa es la fuerza política que sustituirá la farza de la democracia representativa, instaurando un orden nuevo, basado en el funcionamiento de los organismos vivos, haciendo circular el principio de organización que posibilita la existencia de la célula al cuerpo completo.

Pensando universalmente y actuando localmente, somos eficaces para el ejercicio del poder, despojando del mismo a los "políticos profesionales". En virtud de este principio, que no es exclusivo del anarcosindicalismo, se forma un cuerpo social con intensa actividad política, gestionando directamente sus intereses y quitando todo sustento a los partidos políticos.

Nuestra concepción de la persona como un ser portador de valores eternos expresados en su forma de ser y de convivir, y como un ser histórico dueño y forjador de su destino personal y del destino de su comunidad, nos lleva a defender a la persona su integridad y dignidad como ser. Toda persona posee derechos inalienables -nada ni nadie sobre ellos- que son: nacer, crecer, educarse y realizarse.

De nuestra vocación por la justicia hemos hecho de la realización un derecho que la persona posee por naturaleza propia. La vida es misión y tarea permanente para la realización personal y colectiva.

Al asentarse en un territorio, la persona ha forjado una cultura y una historia común al pueblo ejerciendo soberanía, que es el dominio sobre su entorno y la expresión de su identidad.

La patria la conforman el pueblo, la cultura, la historia y la soberanía. La patria posee un sentido de trascendencia que, al plantearse a la realidad universal, forja a la nación. En un principio no es sencillo explicar -o entender- estos conceptos, pues no son “realidades tangibles”, materiales. Son realidades, si, realidades propias de la espiritualidad de la persona y la comunidad. Hay quienes se afanan en catalogar a la nación como “un conjunto de personas en un territorio común”, etc., pero no es así.

Los elementos que forman la patria están, pero como la persona es un ser histórico poseedor de un destino propio, la comunidad también posee historia y destino que requieren que la patria SE REALICE. Y entonces surge la nación.

Es el proyecto histórico de la patria para la realización permanente de sus hijos y las generaciones venideras. La patria se realiza, así, como una comunidad de destino en los universal. La nación posibilita que la patria no sólo esté, sino también sea.

Un pueblo sin destino es un pueblo condenado a su desaparición, a su autodestrucción, por cuanto la convivencia carece de sentido, de trascendencia, de relevancia frente al medio. Un pueblo con destino es un pueblo con justa realización histórica, con sentido y trascendencia en la convivencia. Ser parte de la comunidad es mucho más gratificante y dinámico, e implica la participación activa, pues existe la trascendencia de nuestro ser en la comunidad. Esto significa que cada uno, en su singularidad como ser, aporta al proceso histórico de la nación. Nadie está fuera porque la nación involucra a todos.

Concebimos la revolución como un proceso espiritual en que la persona se encuentra consigo misma, recuperando el camino extraviado que le ha hecho tomar la plutocracia internacional con el concordato de la oligarquía política chilena.

Son unidades orgánicas que surgen de la convivencia nacional, de carácter social permanente y con misiones propias que cumplir. Los cuerpos sociales se originan cumpliendo una función dentro de la comunidad nacional y en los cuales cada persona participa activa y efectivamente. Existen los cuerpos sociales permanentes y los circunstanciales.

Los cuerpos sociales circunstanciales son aquellos en los cuales se organizan artistas, deportistas, políticos, intelectuales, etc. No son permanentes, son efímeros. Un partido político puede ser considerado un cuerpo social circunstancial.

Los cuerpos sociales permanentes son aquellos que cumplen funciones propias e intransferibles, que no se agotan ni se extinguen. Las funciones generan organismos que son expresión de actividades connaturales a la persona: la función educativa y cultural genera la escuela y la universidad. La función de defensa genera el cuerpo armado institucional. La función religiosa, la iglesia o asamblea. La función social, la familia y la comuna. La función económica (de la organización productiva y de servicios), la empresa y el sindicato. Hay que notar que los cuerpos sociales cumplen funciones de la nación y no del Estado como tal; vale decir, están dentro de la estructura del Estado, pero no subyugados a él.-

La democracia, como concepto, es una realidad posible, pero no una realidad concreta. La democracia como forma de gobierno no existe, ella es una intencionalidad valórica que necesita de un comportamiento y, como tal, es perfectible, se pueden lograr grados de perfección, se puede mejorar o empeorar.

La democracia que hoy reclaman los pueblos es la democracia participativa. La democracia es participación política y ella es promovida por el nacional sindicalismo chileno que, sin prejuicios de los procesos electorales para elegir autoridades del sistema político, proclama el pluralismo institucional para dar legítima representación a la soberanía nacional en la estructura del Estado, a fin de resolver los problemas que afectan a las personas y a los cuerpos sociales en el ámbito comunal, regional y nacional.

La participación social plena se traduce en abrir espacios en la estructura del Estado a los cuerpos sociales de la nación para plantear y proponer soluciones a los problemas que se generan en la convivencia.

Por medio de la participación logramos nuestros objetivos. Unidos como pueblo, en una "comun-unidad" de trabajo, podemos solucionar los diversos problemas que se generan, pero sólo participando en forma activa y organizada lo podemos lograr.-

El símbolo del Movimiento fue diseñado por Adrián Buzzetti y se ha mantenido como símbolo oficial del MRNS a lo largo ya de 63 años. Y no, no es nazi.

Se trata de una bandera negra con un círculo blanco en el centro que significa la luz que se ha originado para librar de las tinieblas en las cuales se encuentra el pueblo. Surgen de la luz en perfecto equilibrio y armonía las tres aspas rojas, que hacen referencia a la trifuncionalidad protoindoeuropea o hipótesis trifuncional, planteamiento desarrollado principalmente por Georges Dumézil, destacado filólogo y mitógrafo francés. Esta división tripartita existió tanto en lo religioso-mitológico y lo social. Así, la función guerrera, sacerdotal-jurídica y la productiva (trabajadora).

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

banderas mrnsF5El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamérica toda, basados en la unidad y la justicia; con miras a posibilitar la realización de todas las personas y comunidades, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto revolucionario de nación.

Enlaces de interés

Plebiscito Nacional 2020Sitio web del Servicio Electoral con información relevante respecto al plebiscito del próximo 25 de octubre.

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web dedicado a nuestra cultura con abundante material histórico disponible en versión digital y de libre descarga.

Biblioteca Pública Digital - Miles de textos disponibles, públicamente, para su lectura.

Buscador

Licencia de uso

cc by sa 3

© 2020 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar