Educación y financiamiento

Al Estado tiene la obligación de garantizar la educación de las personas en razón de que ello es un "derecho natural" del individuo por cuanto forma parte esencial de su realización integral como persona y que, además, contribuye al logro del Bien Común como sociedad "organizada" para lograr objetivos superiores de realización en una escala ascendente y que benefician a todos en razón de que ello es codeseable y coparticipable, es decir deseado por todos y participado por todos, ello en razón de que es justo y necesario.

Ahora bien, dentro del "bien hacer" de la sociedad, no es justo ni sanamente social tanto la "Usura educacional" como la "Gratuidad educacional".

La Ley de Financiamiento "pre-acondiciona" todo un camino que nos llevará a un sistema de "USURA EDUCACIONAL" en función de una "rentabilidad financiera" que obtendrán los "manejadores del sistema" que no son otros que las entidades privadas de educación superior y las instituciones crediticias bancarias, ambos dos con una fuerte relación dependiente de la oligarquía financiera nacional.

La Ley de Financiamiento cumple con dos objetivos fundamentales largamente acariciados por la oligarquía financiera nacional:

1º Obliga a los "no ricos" a "endeudarse" con un sistema crediticio usurero aún antes del intento de "despegarse" de su situación socio-económica precaria y le coloca un "sobregiro financiero" que difícilmente podrá liquidar en forma rápida al egresar -en el caso feliz de que así lo logre- y que le hará ser un "cliente dependiente" del sistema financiero de por vida en razón de que el pseudo "crédito universitario" no es más que el inicio del ciírculo vicioso del sistema crediticio general que obliga a los "no ricos" a permanecer en su status socio-económico y a producir barato lo que deben comprar caro... Todos: trabajadores, mini empresarios, pequeños empresarios e incluso medianos empresarios; todos deben "trabajar" para el sistema financiero que maneja la oligarquía... Ella, la oligarquía financiera "financia" para que se produzca, compra el producto barato (trabajo y/o producto)y luego lo vende caro y si al "comprador" no le alcanza... Ella misma "lo financia" a corto, mediano o largo plazo pero siempre con intereses usureros. ESA ES LA ESCLAVITUD CONTEMPORÁNEA.

2º Obliga al estado a no cumplir con su rol histórico-social y de paso logra que se pueda "manejar" por parte de la oligarquía financiera recursos de todos que les estaban vedados... Todo ello en nombre de la sacrosanta Libertad Económica como valor esencial de la nueva democracia global que sustenta pseudo ideológicamente al imperialismo capitalista globalizado: El Libre Mercado

Por otra parte, educación no puede ser sustentada en un sistema de gratuidad absoluta por cuanto ello distorsiona la realidad concreta de un sistema económico que desarrolla potencialidades para cubrir necesidades crecientes de la sociedad humana. Lo fácil en lo socio-económico y cultural es el camino más directo al desastre por cuanto no se logra la retroalimentación "energética" del proceso y este se diluye por falta de compromiso con la generación del mismo: "Que me eduquen gratis pero que me paguen mucho cuando yo trabaje..." pareciese ser la mezquina máxima que el populismo materialista ha logrado introducir en mentes y espíritus no muy claros de lo que significa en el tiempo y en el espacio vivir en sociedad.

La educación DEBE ser pagada por cuanto ella significa un costo que es ineludible -a no ser que se piense que algunos deben trabajar gratis para que otros después puedan trabajar no gratis- y que debe ser afrontado por la nación como conjunto, vale decir el estado, el sistema económico(la empresa tiene una "responsabilidad social"), la comunidad (los municipios tienen una obligación social integral), las instituciones, la familia y el educando.

La educación debe ser parte de la "responsabilidad de todos" para con el proceso generacional de un pueblo que es nación, SÓLO SI SE ES NACIÓN caben las responsabilidades comunitarias y solidarias... No pueden pedir solidaridad quienes son apóstoles del individualismo materialista y adoradores de la sociedad de consumo; ellos, tienen hoy la expresión real y concreta de su mundo soñado, sólo que están en la parte de abajo del sartén y, mientras se queman, aún reniegan del concepto de nación que podría hacer realidad los sueños de un mundo más justo y más solidario.

El nacionalsindicalismo revolucionario tiene mucho que decir y aportar en todo ámbito porque queremos esencialmente UNA NUEVA CULTURA UNIVERSAL, cultura basada en los principios del bien común por sobre el egoísmo individualista; de una moral valórica por sobre una moral formal acomodaticia; de una solidaridad que nace de la elevación del espíritu y no de la caridad que nace de la mediocridad del mismo; de una responsabilidad social y no de una saciedad individual insatisfecha. Somos la expresión de una rebeldía que nace ante la injusticia y de nuestra firme voluntad de "no vendernos" al becerro dorado del liberalismo.

Retomando el tema:

Para el nacionalsindicalismo revolucionario la sociedad se construye en base a una "voluntad de ser tal" y, en ese sentido, a los individuos les cabe una "responsabilidad social" que viene a posibilitar lo que llamamos la "retroalimentación energética del sistema" permitiendo su subsistencia y desarrollo en el tiempo para beneficio de la especie humana y, por otra parte, es la única forma de LEGITIMAR el derecho a cada individuo a "beneficiarse" del sistema mismo.

En otras palabras, el nacionalsindicalismo revolucionario opone al individualismo capitalista, al estatismo comunista y al socialismo de mercado, un nuevo concepto de organización de la sociedad en base a una "responsabilidad social universalista" y en donde lo UNIVERSAL representa la suma de las singularidades que se construyen en forma naturalmente progresiva: el individuo; la familia; la nación e incorporando todas las singularidades intermedias de la actividad de cada cual: educación; trabajo; esparcimiento, etc.

El nacionalsindicalismo en su definición más extensa significa NACIÓN CON JUSTICIA, ya que eso es lo que significa el término “sindicato” en su raíz griega: sin-dike = con justicia. Es revolucionario en el sentido de que tiene la más firme voluntad de producir cambios profundos en toda la estructura de la sociedad actual para así lograr la existencia de un sistema de convivencia en el cual todos los individuos puedan usufructuar con equidad de los beneficios que produce la actividad humana organizada como tal.

Este principio de beneficiarse de acuerdo al aporte responsable que se hace dentro del sistema social, es lo que determina el encadenamiento que existe en todo el proceso económico-cultural de vivir en sociedad según el nacionalsindicalismo revolucionario y, por lo mismo, es que toda actividad o proposición de enriquecimiento ilimitado se construye sobre el empobrecimiento de otros, transformándose en un atentado a la propiedad privada de cada individuo, a la propiedad familiar, a la propiedad que debe ser comunal, estatal y nacional; en suma, del empobrecimiento de las naciones como conjuntos históricos-culturales-sociales y económicos que entonces pasan a ser depredadas por una oligarquía financiera que tiene a su servicio una clase política corrupta y servil.

Respecto de la educación, nada es diferente frente a este principio de responsabilidad social.

La estructura del proceso educacional en sí, es el resultado de toda una actividad del conjunto social y no el mero producto teórico del gobierno de turno sumado a una estructura administrativa que actúa por inercia, o por interés de clase en ambos casos.

Si “con plata se compran huevos”, no es menos cierto que todo trabajo, bien o servicio expresa el resultado de una actividad humana, actividad que se realiza de acuerdo a intereses personales y objetivos sociales claros y precisos dentro de un marco de “utilidad beneficiosa” para el individuo y el grupo social.

Si la educación “debe financiarse”, ¿a título de qué el educando debe quedar fuera de la responsabilidad del proceso de financiamiento?

En el proceso de financiamiento existe un antes, un durante y un después; en cualquiera de ellos el “beneficiado” puede asumir su responsabilidad de acuerdo a sus posibilidades financieras. Está claro que para la gran mayoría las dos primeras están fuera de sus posibilidades reales, pero ello no le es causa eficiente para que no asuma su responsabilidad en la tercera.

Solicitar “gratuidad en la educación superior” para después esperar retribución financiera por el ejercicio de la profesión misma sin responsabilidad alguna por el proceso, no es más que una bajeza espiritual de aquellos que predican pero no practican la solidaridad.

Solicitar la “gratuidad en la educación superior” para después pretender ser todos empleados de un sistema estatista, no es más que una expresión de mediocridad y negación del desarrollo de las potencialidades creadoras de la iniciativa privada.

El hombre y su creatividad dan para mucho más que eso… y el nacionalsindicalismo revolucionario es la respuesta inteligente por cuanto rescata para el individuo y la sociedad la dignidad del proceso educativo en función de los intereses de ambos y que están referidos directamente con la materialización del Bien Común.

Es el bien común de la conjunción individuo-sociedad el que define el Proyecto Educativo de la nación misma como un subsistema dentro del sistema abierto que es el Proyecto Histórico de la de nación.

Para bien definir un proyecto educativo primero debe definirse un proyecto de nación.

El nacionalsindicalismo revolucionario elabora el proyecto de nación como un sistema abierto que se retroalimenta permanentemente de la realidad concreta que viven los individuos y los organismos sociales, económicos y culturales que naturalmente la componen y, en ello se diferencia radicalmente de la concepción del determinismo histórico marxista y su sistema cerrado que pretende construir la realidad a partir de una concepción histórica subjetiva y pseudo científica, como así también del “realismo mágico” de la concepción neoliberal con el cual sientan la omnipotencia de todo sistema “operando” por sí sólo y que también lo convierten en un sistema cerrado a sus propias reglas negándose y a la intervención regulatoria del hombre y la sociedad como conjunto.

Sin la nación no existe posibilidad alguna de que los individuos asuman un rol solidario para con sus semejantes; el marxismo deja la responsabilidad en el partido que administra el estado y desde allí genera una nueva suerte de injusticia a partir de la neo burguesía administrativa; el neoliberalismo sencillamente niega el principio de la responsabilidad social expresado en el concepto de solidaridad y lo reemplaza por “la caridad” como un acto de buena disposición pero que no lo obliga moralmente. Marxismo y neoliberalismo niegan el sentido de la identidad nacional, el concepto y la realidad concreta de la nación y ven al individuo como un mero factor de producción dentro del proceso económico, ya sea estatal o privado.

El sistema educativo tiene la responsabilidad primigenia de preparar al individuo para que sea capaz de reconocerse a sí mismo como un ente singular con capacidad de analizar, criticar y aportar al logro del desarrollo integral de su propia persona y de la sociedad.

Hoy en día el sistema y el proceso educacional es “financiado” de acuerdo a los intereses financieros de un “mercado educacional” y a los de los intereses de clase pero para nada dentro de una concepción del interés nacional y del real beneficio del educando… la educación es “un negocio más” dentro del sistema neoliberal de libre mercado, al cual también adscriben los neo socialistas de mercado que conforman la concertación que nos gobierna. Vivimos un caos pseudo educacional que ya comienza a reflejar lo nefasto del sistema en base a los magros resultados académicos que se tratan de disfrazar en estadísticas mentirosas basadas en escalas de medición cada vez más y más bajas… es la complacencia de la mediocridad que luego se transforma en la arrogancia y la insolencia del ignorante.

El financiamiento del sistema educativo es de la responsabilidad de todos sus actores en base a un sentido de responsabilidad social y política para con la sociedad.

Los componentes esenciales que se deben bien financiar son los de estructura física, programas de desarrollo curricular, investigación, docencia y cuerpo docente.

El estado-gobierno debe garantizar el acceso a la educación superior de todos aquellos que, siendo capaces, no tienen en el momento las condiciones financieras para solventarla.

Este financiamiento NO PUEDE SER TRANSFERIDO a la banca privada por cuanto está impone condiciones crediticias al educando y al grupo familiar que igualmente deja al primero fuera del sistema. Por lo demás, si el estado-gobierno transfiere los fondos estatales al sistema financiero privado, se desliga de su responsabilidad social y pasa a ser un “agente” más del negocio de las oligarquías financieras y eso, eso es amoral en el sentido de que se les eligió para bien administrar los recursos de la nación en beneficio del pueblo y no de generar ganancias para unos pocos privados que lucran con lo que es de todos amparándose en la nueva religión del libre mercado y la sacrosanta libertad económica.

El estado tiene los medios para ejercer su papel de soporte y administrar los recursos en forma justa, eficaz y eficiente para los profesionales, técnicos y especialistas que racionalmente el proyecto de desarrollo nacional requiere. No puede el estado ser parte de la dilapidación carnavalesca de un sistema educacional privado que sólo busca el lucro financiero de los que manejan dicho sistema.

En el estado nacionalsindicalista revolucionario el financiamiento de todo el sistema educacional se nutre:

A)De un aporte porcentual directo para tal efecto realizan todas las empresas proporcionalmente a sus utilidades y que van en un 100% al Ministerio de la Cultura.

B)Las actividades que realizan las instituciones educacionales, tales como investigación, servicios específicos, extensión y docencia.

C)100% de las utilidades disponibles de empresas relacionadas que explotan recursos naturales cedidos para tal efecto por el estado y que se encuentran sitas en la subsecretaría económica del ministerio de la cultura, ej. Minería, forestal y pesca. (Es mil veces mejor ceder la concesión del 70% de la pesca en la 1ª y 2ª regiones al sistema educacional chileno en vez que al grupo económico Angelini en forma gratuita).

larevolucioncortazarr

300px usura

SFbBox by smart happy birthday wishes

Sobre nosotros

aspas200x184El Movimiento Revolucionario Nacional Sindicalista (MRNS) es la organización política que lucha por el establecimiento de un nuevo Estado y la forja de una nueva cultura en Chile e Iberoamerica toda, basados en la unidad y justicia; con miras a posibilitar la realización de toda persona, mediante el desarrollo y ejecución de un proyecto de nación.

Enlaces de interés

Biblioteca Nacional - Sitio web de la Biblioteca Nacional [de Chile]

Memoria Chilena - Sitio web de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) dedicado a nuestra cultura. Abundante material histórico disponible en versiones digitales.

Cinismo Ilustrado - El espíritu de los cínicos. Ilustraciones, diseños, textos y demás materiales del mexicano Eduardo Salles.

Buscador

Haz tu donación

Licencia

licencia

© 2018 MRNS. Algunos derechos reservados. Diseño de JoomShaper, editado por MRNS.

Buscar